De demanar, res es perd